Les carnets d'experts

Hiperpigmentaciones
Hiperpigmentaciones

La cantidad y distribución de la melanina en las capas superiores de la piel, determinan la tonalidad de la misma. Existe un grado “natural” de pigmentación que se determina por la genética, con factores adicionales como el bronceado (hiperpigmentaciones causado por la exposición solar) y los trastornos de la pigmentación (exceso – hiperpigmentación; déficit – hipopigmentación). De acuerdo con su distribución, los desórdenes de pigmentación generalmente se clasifican como “difusas” o “localizadas”


 

¿Exceso de pigmento?


El término “hiperpigmentación” se utiliza para un número de problemas de pigmentación muy diverso. La hiperpigmentación de la piel puede ser causada por cantidades excesivas de melanina en las capas superiores de la misma. Pero es también una distribución anormal de la melanina que causa lo que se conoce como “manchas de pigmentación”.

Las hiperpigmenaciones suelen ser un motivo de consulta al dermatólogo, sobre todo cuando se trata de zonas expuestas del cuerpo (la cara). Antes de cualquier tratamiento, es crucial determinar la causa excata de las manchas de pigmentación.

El melasma y los lentigos son dos de las formas más comunes de hiperpigmentación.
 




Melasma, un trastorno de la pigmentación muy visible.
 


El melasma, también conocido como “la mancha del embarazo, es una forma de hipermelanosis que suele aparecer simétricamente a los largo de las zonas expuestas al sol (la cara en particular, pero también los brazos y cuello). Además, la exposición al sol es un factor muy importante en el empeoramiento de la situación.
La aparición del melasma está directamente vinculador a los cambios hormonales que se producen al tomar anticonceptivos orales y/o durante el embarazo, pero también puede resultar de una predisposición genética en particular. Ciertas publicaciones y personas con piel oscura  (fototipo IV o superior) son por lo tanto más afectados que individuos con fototipos claros.




 


Lentiginosis: un signo de envejecimiento de la piel, pero sobre todo un signo de exposición solar.
 


Todo el mundo ha visto esas pequeñas manchas oscuras que aparecen en la cara, cuello y manos de las personas mayores. Estas “manchas de la edad” también llamados lentigos o lentigos solares, son el resultado directo de la exposición al sol y uno de los primero signos del fotoenvejecimiento. Los primeros lentigos suelen aparecer alrededor de los 40 años, y es más común en personas con piel clara. Si bien no suponen ningún riesgo para la salud, deben ser controlados y protegidos de la exposición solar para evitar que se transformen en lesiones cancerosas.
Una vez consideradas como consecuencias inevitables del envejecimiento, las hiperpigmentaciones pueden ser ahora aligeradas mediante diversas técnicas dermatológicas. La demanda terapéutica es muy alta debido a que estas manchas van en contra de los ideales de belleza que hacen hincapié en un tono de piel uniforme.
Send by email
  • Consejos personalizados para el cuidado de la piel
  • Promociones especiales y dinámicas
  • Opinión sobre tus productos favoritos

La piel de cada persona tiene diferentes necesidades,
encuentra tu rutina perfecta Eau Thermale Avène.

Iniciar
  • Recomendaciones de productos para resolver los problemas de tu piel
  • Accede a tus productos favoritos y opiniones
  • Registro de tus compras para premiar tu fidelidad
Regístrate ahora

Búsqueda

Login required

Debes ingresar con tu cuenta de Avène para guardar esta información


Login or create an account