av_thermal spring water_spray_social_5_post_3282779003131_hd

CUIDADOS CON SPRAY DE AGUA TERMAL En el centro de tu rutina de cuidado de la piel

Combina el Spray y los cuidados para una mayor eficacia.

Aquí tenemos cuatro buenas razones para hacer del Spray de agua termal un producto esencial del baño para el uso diario. Refuerza la barrera cutánea y optimiza la eficacia de sus cuidados y productos de maquillaje. 

Potencia el efecto de tus cuidados

Después de la ducha, pulveriza generosamente el Agua termal de Avène sobre el rostro (y también sobre el cuerpo).

Esto neutralizará los efectos nocivos de la cal y el cloro que tienden a tensar la piel, restaurará su barrera protectora y la preparará para recibir los ingredientes activos de tus productos habituales de cuidado de la piel. En cuanto tu piel esté seca, aplica inmediatamente tu crema hidratante o un cuidado más específico. Esto reforzará la hidratación de tu piel. Tu piel estará más radiante y, sobre todo, más flexible. Será más resistente al calor o al frío, menos susceptible al acné y se recuperará más rápido.

Un truco para un maquillaje de larga duración

Inmediatamente después de rociar una niebla de Agua termal de Avène, masajea con suavidad el rostro para impregnar la capa superior de la piel.

A continuación, retira el exceso con un pañuelo de papel justo antes de aplicar la crema hidratante y los distintos productos de maquillaje.   Esto hará que tu rostro esté más radiante. Y, para que el maquillaje se mantenga perfectamente hasta la noche, basta con rociar el Agua termal a unos 20 cm del rostro, sin olvidar los contornos del rostro, ya que son las zonas que más se tocan durante el día. A continuación, déjalo secar. A medida que se evapora, el agua termal fijará tu maquillaje.

Cuando me despierto, siento la piel seca. En solo un segundo, el Spray de agua termal me proporciona un confort instantáneo y durante todo el día tengo un rostro radiante.

Cuida tus ojos

El contorno de los ojos y los párpados son sin duda las zonas más frágiles del rostro. La piel aquí es muy fina y es propensa al estrés, y a las líneas de fatiga y a las arrugas repetidas.

Para darle toda la suavidad que necesita, aquí tienes un sencillo minicuidado de contorno de ojos. Impregna unos discos de algodón con Agua termal de Avène y colócalos sobre los párpados durante unos minutos.

Desmaquillaje: repasemos lo básico

Este paso es esencial. Porque si la piel no se limpia correctamente del maquillaje y las impurezas del día, los poros pueden obstruirse y la piel puede perder luminosidad.

 Por ello, te aconsejamos que antes de desmaquillarte, utilices el Agua termal de Avène para reforzar la sensación de suavidad y frescura en tu rostro. Una vez desmaquillada, aplica una generosa pulverización de Agua termal de Avène y, a continuación, masajea y seca el rostro con suavidad para perfeccionar el desmaquillado.