Bálsamos

Bálsamos

Con su textura cremosa, los bálsamos corporales proporcionan a la piel flexibilidad y confort. Ya sea un bálsamo fundente, hidratante o nutritivo, encuentra el que mejor se adapte a ti y a tu familia.

Filtrar los productos
Filtrar los productos

2 resultados

MÁS INFORMACIÓN

¿Para qué sirve un bálsamo corporal?

Los bálsamos corporales restauran y nutren la piel debilitada por las agresiones externas. La contaminación, las variaciones hormonales, los roces provocados por la ropa y los cambios de temperatura, sobre todo en invierno, alteran la función de barrera de la piel y deterioran la película hidrolipídica de la misma. Este último es esencial para mantener la humedad de la piel y evitar que se reseque. Si no se restablece a diario, puede provocar molestias, tirantez, irritación o imperfecciones y envejecimiento de la piel, especialmente en las zonas más expuestas del cuerpo, como las manos, los brazos y el escote.

La salud de tu piel está especialmente en riesgo en invierno, debido al frío y al viento. El bálsamo corporal hidratante nutre e hidrata la piel con las sustancias grasas que faltan en la película hidrolipídica protectora. La hidratación de la piel también ayuda a mantener el equilibrio de la flora cutánea o microbiota. Algunos bálsamos corporales también tienen efectos antirritantes o antipicores.

Bálsamo o crema: ¿cuál es la diferencia?

Un bálsamo corporal tiene una textura más enriquecida y suave que una crema o una loción corporales. Nuestros laboratorios los diseñan con ingredientes activos altamente nutritivos como los aceites de origen natural. Otros activos completan la fórmula, como el agua termal o I-Modulia®, para aportar sus propiedades calmantes, suavizantes, antirritantes y antipicores.

Así, un bálsamo es más nutritivo con una textura fundente. Para una rápida absorción, basta con entibiarlo primero entre las manos.

Su alto poder nutritivo lo hace especialmente adecuado para las

  • pieles secas o las zonas más ásperas del cuerpo como los codos, las rodillas y los pies.
  • Piel muy seca y escamosa
  • Pieles atópicas con tendencia al eccema y al picor
  • Pieles irritadas por el frío

¿Qué bálsamo corporal debo elegir?

A la hora de elegir un bálsamo corporal, es importante evaluar el estado de la barrera cutánea o, simplemente, el grado de sequedad de la piel.

Aquí compartimos algunos consejos adicionales para guiarte:

  • El Bálsamo nutrifluido TriXera Nutrition está indicado para las pieles muy secas de toda la familia. Se extiende de manera muy fácil por todo el cuerpo y se absorbe rápidamente gracias a su textura nutrifluida. También contiene tres activos lipídicos para combatir la sequedad y la deshidratación. La piel recupera la elasticidad y el confort.
  • La Crema restauradora de lípidos XeraCalm A.D ha sido formulada para pieles sensibles con tendencia al eccema y al picor. Este producto emoliente para el cuidado del cuerpo está diseñado para restaurar la función de barrera de la piel y aliviar el picor causado por la piel seca. Su fórmula sin perfume ni conservantes minimiza el riesgo de alergias. Por último, deja la piel suave gracias al Agua termal de Avène.
  • El  proporciona una hidratación intensa para las pieles secas y sensibles. Su fórmula, enriquecida con manteca de karité, deja la piel suave y tersa durante 24 horas. Su textura cremosa y su perfume calmante invitan a relajarse y mimarse.

¿Cómo se utiliza un bálsamo corporal?

Utiliza el bálsamo como parte de tu rutina diaria de cuidado corporal. Debes empezar por limpiar tu piel con un gel de ducha adecuado para tus problemas y tu tipo de piel.

Todos los productos hidratantes deben aplicarse también por la mañana o por la noche sobre la piel limpia y seca.

Para reforzar los efectos del bálsamo, considera la posibilidad de utilizar un  una vez por semana. Al eliminar la piel muerta, prepara la piel para las rutinas de cuidado hidratantes y nutritivas.

A continuación, puedes completar tu ritual de bienestar con una fina niebla de Agua termal de Avène.

Por último, aplica tu bálsamo por todo el cuerpo, masajeando con movimientos circulares y prestando especial atención a las zonas ásperas o secas.