Una gota de agua termal

 

NOTAS DEL EXPERTO

Pieles secas

¿QUÉ ES LA PIEL SECA?

Todo depende del grado de sequedad. Es posible tener una piel sana y “naturalmente seca”.   La piel seca requiere un análisis cuidadoso. Se debe descartar primero una ictiosis poco frecuente y tratar precozmente una dermatitis atópica.

Si tu problema de piel es aislado, puedes corregirlo eliminando los productos de limpieza fuertes y utilizando una crema hidratante.
Si no es el caso, tu dermatólogo podrá aconsejarte un cuidado específico y medidas de hidratación concretas.

 

Productos y cuidados dermocosméticos

No todas las cremas hidratantes actúan de la misma manera. En cuanto a los ingredientes activos, existen tres formas principales de hidratar la piel:

  • La vía oclusiva, utilizando productos que suelen ser muy grasos, por ejemplo la vaselina, que forman una película oclusiva en la superficie de la epidermis y mantienen el agua dentro del estrato córneo.
  • La vía emoliente, utilizando fórmulas a base de glicerina, urea o ácido láctico que aportan a la piel componentes hidratantes naturales.
  • La vía fisiológica, utilizando fórmulas que contienen ácidos grasos, esteroles o ceramidas, que aportan lípidos similares a los de la capa superficial de la epidermis, para compensar los déficits.

Los investigadores que desarrollan estos productos suelen combinar varios principios activos para optimizar sus niveles de actuación.

Tu dermatólogo te ayudará a seleccionar el producto o la línea de productos más adecuados para tu afección.

En cualquier caso, recuerda que es necesario un uso regular: las cremas hidratantes deben aplicarse a diario para que sean eficaces.

 

 

Ictiosis

La ictiosis es una afección caracterizada por una piel anormalmente seca con engrosamiento de la epidermis, descamación continua y formación de grandes escamas.

 

Xerosis

Un tipo de piel seca “simple” se conoce como xerosis. Algunas personas tienen naturalmente una piel más seca que otras, y esto se acentuará con la edad. Los factores de desecación del entorno son el frío seco en invierno, pero también el viento y el sol.

 

 

Eczema

Con el eczema, y especialmente con la dermatitis atópica, la piel se nota pálida y seca.
En raras ocasiones, las carencias alimentarias (de vitaminas, magnesio o ácidos grasos) pueden agravar los problemas de la piel seca.
 

Nuestro experto responde a tus preguntas

Vivir mejor con la piel seca

Pieles secas “comunes”: estas son las más comunes. Son varios los factores que intervienen: la edad (sobre todo en brazos y piernas), las condiciones climáticas (frío seco en invierno, viento y sol), los productos de higiene que contienen tensioactivos con una función detergente excesivamente agresiva, etc.

Piel seca patológica: en primer lugar, es necesario hacer un diagnóstico preciso, aunque solo sea para eliminar un problema cutáneo aislado que puede corregirse de forma sencilla (eliminando los productos agresivos y utilizando una crema hidratante). Tu dermatólogo te aconsejará entonces el cuidado adecuado para tu piel seca.

Sí, pero no solo el agua: no podemos rehidratar la capa superficial de la epidermis simplemente bebiendo agua o mojando la piel: los lípidos (grasas) también son esenciales para retener el agua.

Sí. La exposición al sol es una agresión (quemadura) a la que la epidermis reacciona produciendo más pigmento (un bronceado) y engrosando: la sequedad observada es temporal debido al aumento de la pérdida de agua y al engrosamiento.

Sí. Algunos suministros de agua doméstica tienen un alto contenido de cal: esto se conoce como agua “dura”. Pueden aumentar el efecto secante de los productos para el cuidado de la piel. Se puede ablandar el agua con dispositivos especiales o compensar el agua dura con productos ultraenriquecidos.

El objetivo es nutrir e hidratar la piel limitando los daños y las irritaciones. Cuando te duches, evita el jabón y opta por limpiadores ultraenriquecidos o geles enriquecidos con ingredientes protectores e hidratantes. Los cuidados emolientes tienen una importante función, no solo para hidratar y nutrir la piel, sino también para garantizar la integridad de la epidermis, esencial para su función de barrera protectora. Es importante que apliques estos cuidados con regularidad, idealmente todos los días.

Nuestros cuidados para la piel seca

Nuestros cuidados para la piel seca

Descubre