Manchas solares

¿Qué son las manchas solares marrones?

Las manchas solares o manchas de la edad, conocidas como lentigo en la jerga médica (o “flores del cementerio” en la jerga francesa menos alegre) están causadas por una exposición excesiva al sol. Son el resultado del depósito de melanina en la epidermis o la dermis. Se trata de una forma común de hiperpigmentación que aparece en forma de áreas pequeñas, planas y oscurecidas de color marrón claro a negro. Las manchas solares pueden aparecer en el rostro, el cuello, los hombros, el escote, los antebrazos y el dorso de las manos. 

¿Cuáles son las causas?

Las manchas solares están causadas por un desequilibrio en los melanocitos, las células responsables de producir melanina, el pigmento de origen natural que da color a la piel. En el caso de las manchas solares, la piel produce demasiada melanina tras la exposición a los rayos UV y, por tanto, “mancha”.

Las manchas marrones no son el único signo de envejecimiento de la piel causado por el sol. El envejecimiento de la piel actúa en dos niveles: En la epidermis: Los rayos UVB provocan la aparición de pequeñas manchas solares. En la dermis: Los rayos UVA provocan la formación de arrugas profundas.

¿A quiénes afectan las manchas solares?

A todos, hombres y mujeres por igual. Las manchas marrones son más comunes en personas mayores de 40 años (de ahí su nombre), pero pueden aparecer antes. Sin embargo, la presencia de manchas dependerá del color de la piel y del tiempo de exposición al sol: cuanto más clara es la piel, más vulnerable es a los efectos del sol. Para no envejecer (al menos en lo que se refiere a la piel), no basta con aplicar una crema antiarrugas por la noche. Cuando se trata del sol, más vale prevenir que curar Los dermatólogos suelen hablar del concepto de seguridad solar, es decir, de protegerse del sol y no exponer demasiado la piel. Por lo tanto, la protección solar es el paso más importante para prevenir la formación de manchas de la edad. 

 

Los beneficios y los daños del sol en la piel

Cómo evitar las manchas solares en el rostro y el cuello

Elegir una buena protección solar
Protegerse durante todo el año
Prevenir los efectos del sol en el envejecimiento de la piel requiere fotoprotección, es decir, una actitud constante de precaución ante la exposición al sol: no salir al sol en las horas punta del día, llevar ropa, sombrero y gafas de sol (homologadas), y utilizar productos de protección solar con un FPS elevado y adecuado a tu tipo de piel. 
Los rayos del sol actúan sobre la piel, incluso en los días nublados, por lo que es importante dar a tu piel la protección diaria que necesita para mantenerse a salvo durante todo el año. Incluso en la ciudad, utiliza una crema hidratante con un ligero FPS para filtrar los rayos UV: ¡la única manera de disfrutar de un almuerzo al aire libre!

ASESORAMIENTO AMABLE Y EXPERTO

No exageres

Limita el tiempo de exposición al sol, mantente alejado del sol durante las horas más calurosas y usa ropa y un sombrero para protegerte del sol siempre que sea posible. Cuando la piel esté expuesta al sol, aplica y reaplica regularmente un producto de protección solar con un nivel de FPS adecuado que haya sido formulado especialmente para tu tipo y condición de piel.

Desde hace más de 30 años, Eau Thermale Avène se compromete a ofrecer lo mejor de sus productos de protección solar para proteger tu piel sensible. Hoy en día, nuestros productos de protección solar son los mejores del mercado de la fotoprotección en las farmacias europeas*.

*IQVIA - Pharmatrend International - año 2018 - en volumen y valor.
En el mismo rango

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

Los productos de cuidado de la piel Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y respetar los océanos