Beneficios y daños del sol en la piel

Resumen de la cuestión

Beneficios y daños del sol en la piel

Fotoprotección natural y función de la melanina

La piel ya es capaz de defenderse “por sí sola” de la agresión de los rayos UV. El cabello, la barrera corneal y la barrera de melanina son algunos de los medios de que dispone la piel para defenderse. La melanina, un pigmento de origen natural de la piel producido por los melanocitos, las células especializadas en el bronceado, varía de un individuo a otro en función de su fototipo.  La pigmentación de melanina es el sistema de fotoprotección más desarrollado del organismo: absorbe más del 90 % de los rayos UV que atraviesan la capa córnea.

La melanina absorbe los rayos UV para evitar que penetren en las capas más profundas y vulnerables de la piel. Cuando hay mucha melanina, los queratinocitos crecen y la capa corneal se engrosa

Esta defensa pigmentaria varía de un individuo a otro, pero cuanto más pigmentada esté la epidermis, mejor resistirá la agresión del sol. También es importante protegerse de otras maneras.

 

 

En pequeñas cantidades, el sol es beneficioso: es esencial para la síntesis de la vitamina D, que desempeña un papel clave en la calcificación de los huesos.

Los rayos UVB del sol favorecen la síntesis de la vitamina D, el principal factor de crecimiento de los huesos. Y utilizada bajo supervisión médica, la radiación UV puede tratar una serie de enfermedades, como el raquitismo, la psoriasis, el eccema y la ictericia. 

La exposición al sol de 10 a 15 minutos, de 2 a 3 veces a la semana, es suficiente para garantizar que se cubren las necesidades de vitamina D y prevenir la aparición del raquitismo; también es beneficiosa para prevenir la osteoporosis en las personas mayores.

Beneficios del sol

 

“Tengo alergia al sol todos los años, desde la primera vez que salgo al sol. Se desvanece después de una semana si uso mi protector solar a diario”.

Emilie38 años

Existen varias formas de alergia al sol, y las quemaduras solares benignas de verano son las más comunes. Se manifiesta como un enrojecimiento, una erupción de pequeños granos o pápulas rojas ligeramente elevadas y sensación de picor en los lugares donde la piel ha estado expuesta al sol. Es más frecuente encontrarla en zonas expuestas como el escote, los hombros, los brazos, el dorso de las manos y los pies.

Entender la alergia al sol 

Los lentigos solares, también conocidos comúnmente como “manchas de sol”, o “manchas de la edad” son uno de los efectos más visibles del envejecimiento de la piel. Son el resultado del depósito de melanina en la epidermis o la dermis. Se trata de una forma común de hiperpigmentación que aparece en forma de áreas pequeñas, planas y oscurecidas de color marrón claro a negro. Estas manchas solares se encuentran en las zonas más expuestas al sol: el rostro, el cuello, los hombros, el escote, los antebrazos y el dorso de las manos.

Más información sobre las manchas solares

Es probable que hayas oído esta expresión en boca de los dermatólogos sin saber realmente lo que significa. Cuando hablamos de “capital solar” o de nuestra capacidad para protegernos del daño solar, nos referimos a la cantidad de radiación UV que la piel puede soportar sin sufrir daños (por ejemplo, envejecimiento prematuro o cáncer de piel). Esta capacidad se determina genéticamente al nacer, no se puede renovar y depende, entre otras cosas, de su fototipo. Nuestra capacidad de soportar los daños del sol no es ni mucho menos ilimitada, por lo que debemos protegerla: a los 20 años, ya hemos utilizado el 50 % de nuestra capacidad.

  • <span class="ezstring-field">av_sun-care_intense-protect-50-_social_8_post_3282770141214_hd_5x4</span>
  • <p>1: Hipodermis; 2: Dermis; 3: Epidermis; 4: Protector solar</p>

    1: Hipodermis; 2: Dermis; 3: Epidermis; 4: Protector solar

  • <p>1: Hipodermis; 2: Dermis; 3: Epidermis; 4: Protector solar</p>

ASESORAMIENTO AMABLE Y EXPERTO

Algunos tratamientos aumentan la sensibilidad de la piel al sol, por lo que debe tenerse especial cuidado antes de la exposición. Esto se llama fotosensibilización. 

Más información

 

 

La quemadura solar (o eritema solar) es una respuesta inflamatoria de la piel causada por la exposición a la radiación UV. Existen cuatro grados de quemaduras por eritema solar. La gravedad varía según el tipo de piel o fototipo, la sensibilidad individual a los rayos UV, los factores genéticos, la duración y la frecuencia de la exposición y la intensidad de la radiación solar.

Entender los diferentes grados de las quemaduras solares

La máscara del embarazo, o melasma, se debe a una sobreproducción de melanina, el pigmento responsable del color de la epidermis, por parte de los melanocitos. Afecta principalmente (pero no solo) a las mujeres embarazadas, donde se desencadena a partir del 4.º mes de embarazo.

Todo lo que necesitas saber sobre la máscara del embarazo

Si te preocupa la exposición al sol y los riesgos que conlleva, existen métodos probados para el “bronceado sin sol”. Una solución es aplicar un autobronceador que coloree la capa superficial de la piel.

El sol es un falso amigo del acné. Aunque seca los brotes de acné engrosando la piel inicialmente, la piel obstruida “se empareja” unas semanas después de la exposición al sol liberando de nuevo el exceso de sebo (esto se conoce como efecto rebote del acné). 

Todo lo que necesitas saber sobre el acné y el sol

Existen muchas formas en las que el sol puede dañar la piel. La luz ultravioleta puede causar daños irreversibles y, en los casos más graves, la muerte. La exposición al sol es arriesgada. En la piel, provoca quemaduras solares, envejecimiento prematuro, alergias y, en los casos más graves, cáncer (melanoma y carcinoma). La única forma segura de evitar el riesgo de sufrir daños por el sol es no exponer la piel a él.

Además de la radiación UV, los investigadores han descubierto recientemente un nuevo enemigo para la piel: la radiación de luz visible (en forma de luz azul visible de alta energía). Este tipo de radiación es perjudicial porque ataca todos los componentes celulares: lípidos, proteínas y ADN. Los daños se producen a largo plazo, de ahí la absoluta necesidad, en términos de salud pública, de protegerse lo antes posible y durante toda la vida

Todo lo que necesitas saber sobre la luz azul

Un tercio de todos los cánceres diagnosticados en el mundo son cánceres de piel, y el 10 % de ellos son mortales. El cáncer de piel es la proliferación de células cancerosas en la piel. Se produce por un cambio en la composición genética de las células de la piel, que se multiplican a gran velocidad, provocando un tumor.

Cáncer de piel

RESPONDEMOS A TUS PREGUNTAS

No, el periodo más peligroso del día se da entre las 12 y las 4 de la tarde. Evita la exposición al sol durante este tiempo.

Sí, la radiación UVB favorece la síntesis de la vitamina D, que interviene en la calcificación de los huesos.

No: la piel lo recuerda todo y es probable que te quemes en el mismo lugar de la piel cada vez que te expongas al sol. Las quemaduras solares repetidas podrían duplicar el riesgo de melanoma.

El protector solar es esencial, pero también debes asegurarte de que tu hijo lleve una camiseta, un sombrero de ala ancha y gafas de sol.

¡No! Es necesario volver a aplicar el protector solar con frecuencia para mantenerse protegido, especialmente después de sudar, nadar o limpiarse con una toalla. También es importante aplicar el protector solar 20 minutos antes de la exposición al sol.

Los rayos UVB son tan peligrosos como los UVA. Ambos provocan el envejecimiento de la piel y el desarrollo de cáncer. A diferencia de los UVB, que provocan quemaduras solares, los rayos UVA afectan a la piel sin dar señales de haberlo hecho.

No. Estás protegido contra los rayos UVA y UVB y sus efectos nocivos (erupciones cutáneas causadas por la exposición al sol y, a largo plazo, el envejecimiento de la piel), pero el proceso de bronceado no se ve forzosamente bloqueado. Después de varios días de exposición gradual, obtendrás un bonito bronceado que durará mucho tiempo sin quemaduras.

Las nubes solo bloquean una pequeña parte de los rayos solares. La cubierta de nubes puede dejar pasar hasta el 95 % de los rayos UV. Así que, incluso en días nublados, ¡ten cuidado!

No olvides nunca que el bronceado no protege de las quemaduras solares. Además, el bronceado no bloquea los rayos UVA, responsables del cáncer de piel a largo plazo.

El virus del herpes permanece latente en las terminaciones nerviosas bajo la piel. Como consecuencia del cansancio, las emociones, la menstruación y el sol, el virus se “despierta” y aparece un brote local: es entonces cuando puede aparecer un herpes labial. Para evitar un brote, protege tus labios con un producto de cuidado labial de alta protección.

av_sun care_intense protect 50-_social_25_post_3282770141214_hd

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

El producto de protección solar de espectro ultraamplio cumple con los requisitos más exigentes para la piel, a la vez que minimiza nuestro impacto en el medioambiente. Descubre la gama