Sol en la ciudad

Riesgos del sol en la ciudad

En cuanto aparecen los primeros rayos de sol en la ciudad, los jardines de los cafés y las zonas de descanso al aire libre se llenan de gente. Sin embargo, no siempre pensamos en proteger nuestra piel, ya que tendemos a asociar el protector solar con la playa. Pero es en estos primeros momentos de sol, cuando la piel acaba de salir del invierno y no está preparada para el sol, cuando el riesgo de quemadura solar es mayor.

Cuidado con los rayos UV en la ciudad

En la ciudad, los rayos UV también están por todas partes. Cuando sales a la calle, los rayos UV pueden llegar fácilmente a tu rostro, escote y manos. Como sabes, la exposición al sol no está exenta de riesgos. Las quemaduras solares, las manchas solares, el envejecimiento de la piel o, lo que es peor, el melanoma, son algunas de las consecuencias más graves de los rayos UV para la piel.

Peligros agravados por la contaminación 

El fenómeno de la contaminación urbana (monóxido de carbono, gases de escape de los vehículos y metales pesados) agrava los efectos nocivos del sol. Sobre todo porque las fachadas de cristal de los edificios de la ciudad reflejan con fuerza los rayos del sol. Lo que es peor, los rayos UVA (que penetran más profundamente en la piel que los UVB) pueden incluso atravesar las ventanas, por lo que llegan hasta ti incluso cuando estás en tu vehículo o en la oficina. Y cuanto más calor hace, más se abren y dilatan los poros de la piel, lo que la hace más propensa a absorber partículas de contaminación. Es esta misma contaminación la que es responsable en gran medida, al igual que los rayos del sol, del envejecimiento prematuro de la piel.

El estrés como factor agravante

El estrés de la vida en la ciudad puede tener un duro impacto en la piel. Al igual que el sol y la contaminación, el estrés es un factor de envejecimiento de la piel. Combinado con los otros dos factores, el estrés agrava la piel. Para evitar los riesgos que suponen para la piel el transporte público, el trabajo y el sueño, es importante adoptar un estilo de vida saludable y proteger nuestra piel.

PROTÉGETE PARA UN MEJOR BRONCEADO

Llevar protector solar no significa no estar bronceado, sino todo lo contrario. Previene las quemaduras y otros daños de la piel causados por la exposición al sol y mantiene su buen aspecto durante más tiempo.

Buenos hábitos para proteger tu piel en la ciudad

Buenos hábitos para proteger tu piel en la ciudad

Muchas cremas de día incluyen ahora un filtro FPS en su formulación. Si no es el caso de tu crema hidratante, deberías añadir a tu rutina de belleza matutina una protección solar de al menos FPS 20 para protegerte de los rayos UV, eligiendo la protección adecuada para tu tipo de piel. Además, las propiedades antioxidantes de algunas cremas solares tienen propiedades calmantes contra el estrés de los rayos UV y la contaminación, y pueden desempeñar un papel en la estabilización de las fórmulas de las cremas solares al tiempo que aumentan su eficacia.

 

En el mismo rango

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

Los productos de cuidado de la piel Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y respetar los océanos