El impacto de los filtros solares en el océano

Resumen de la cuestión

El impacto de los filtros solares en el océano

Los océanos amenazados

Los océanos cubren dos tercios de nuestro planeta. Albergan una rica fuente de vida y regulan nuestro equilibrio climático con su propia existencia. De ellos depende la supervivencia de muchas poblaciones y especies: el ecosistema marino está formado por varios microecosistemas que son esenciales para regular el contenido de oxígeno y dióxido de carbono de la atmósfera que respiramos.

  • El coral: la reserva de la biodiversidad marina. El coral es un ecosistema importante para la reproducción y conservación de muchas especies marinas.
  • El fitoplancton: el “pulmón verde” del planeta. El fitoplancton es el principal productor de oxígeno (2/3 del oxígeno que respiramos). Actúa como una bomba biológica para el CO2 atmosférico, absorbiendo una gran parte de las emisiones relacionadas con las actividades humanas y reduciendo su impacto en el clima.
  • Zooplancton: el corazón de la cadena alimentaria. El zooplancton es el principal consumidor de materia orgánica en los océanos y desempeña un papel esencial en el funcionamiento de la cadena alimentaria marina.

Este frágil ecosistema se ve ahora amenazado por una serie de factores responsables de la extinción de cientos de especies y del agotamiento de los recursos: el calentamiento global, la subida del nivel del mar, la sobreexplotación de los recursos, etc. También está amenazado por la contaminación de los protectores y filtros solares, que son un peligro por derecho propio para los océanos. Este daño es responsable de la extinción de cientos de especies y de un considerable agotamiento de los recursos. Debemos actuar ahora colectivamente si queremos salvar nuestros océanos.

El 50 % de las especies marinas están protegidas por los arrecifes de coral. 500 millones de personas dependen del ecosistema que proporcionan los arrecifes de coral.

Corales en peligro

Los corales son fundamentales para el ecosistema marino. Son un recurso alimenticio y un hábitat para muchas plantas, bacterias y peces, protegen los suelos y las costas de la escorrentía o la erosión, y disminuyen el impacto de los huracanes y los tsunamis. Los corales son, por tanto, un eslabón vital para la supervivencia de los ecosistemas marinos. Se encuentran en todos los mares y profundidades, y pueden vivir miles de años. Pero hoy en día, ¾ de los arrecifes de coral están amenazados por el ser humano, mientras que el 30 % ya se ha perdido irremediablemente en los últimos 30 años, sobre todo dañado por los productos solares. 

El impacto ecológico de los protectores solares en el océano

Diluidos en el mar durante el baño o dispersados por el viento en las playas cuando se utilizan aerosoles, los componentes tóxicos de los protectores solares se acumulan en la arena y se depositan en el fondo marino.

La fotosíntesis en peligro Seguro que ya has visto la imagen en las vacaciones. En la superficie del agua se forma una fina película de aceite o crema que perturba no solo a los corales y las algas, sino también a la fauna marina al actuar como pantalla e impedir la fotosíntesis que produce el oxígeno esencial para las especies marinas. Un efecto de bola de nieve significa que el plancton que se alimenta de microalgas también se ve afectado, y así sucesivamente. Al final, casi toda la cadena alimentaria se resiente.

Ingredientes tóxicos para la naturaleza y la fauna marina Los protectores solares de origen petroquímico tienen un efecto nocivo sobre el ecosistema marino, dejándolo dañado de forma permanente. Entre los acusados se encuentran ingredientes como los parabenos, las siliconas y las oxibenzonas, sospechosos de ser disruptores endocrinos y reprotóxicos para la vida marina.

Efectos destructivos sobre las algas y los corales

Los agentes químicos de los protectores solares son la causa de la destrucción progresiva de las algas y, por extensión, de los corales. ¿Cómo causan daños? Algunas de estas moléculas destruyen las zooxantelas, que son microalgas que viven en simbiosis con los corales. Al entrar en contacto con moléculas nocivas, las zooxantelas mueren, llevándose consigo a los corales que las rodean, que primero se vuelven blancos y luego perecen en apenas 48 horas.   Pero el octocrileno también es un culpable: su toxicidad sobre los corales fue puesta de manifiesto por un equipo de investigadores del Observatoire océanologique de Banyuls-sur-Mer en un estudio publicado en 2018 en la revista Analytical Chemistry, lo que llevó a la prohibición de los protectores solares tóxicos que contienen esta molécula en las islas Palau a principios de 2020.

 

Buenas prácticas

Buenas prácticas

  • Cada año, vertemos unas 25 000 toneladas de protector solar en los océanos, es decir, 1 litro por segundo.*
  • Se necesitan 20 minutos de natación para que el 25 % de los componentes de un protector solar se liberen en el agua del mar. 
  • Se cree que alrededor del 10 % de los corales del mundo se ven directamente afectados por los filtros UV.**

*Fuente: Cruz Verde
**Fuente: Estudio de la Facultad de Ciencias de la Universidad Politécnica de Marche en Italia

Descubre nuestro compromiso con la regeneración de los ecosistemas marinos
En el mismo rango

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER EL FUTURO

Los productos de cuidado de la piel Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y respetar los océanos

Eau Thermale Avène - Spray niños FPS 50+

Eau Thermale Avène - Spray niños FPS 50+

Protege