Daños causados por el sol

¿Cómo afectan los rayos UV a la piel?

La radiación UV actúa sobre la piel a través de cuatro procesos básicos:

  • Reflexión debida a cambios en el índice de refracción, que es especialmente importante para la luz visible e infrarroja
  • Difracción por parte de las fibras y células de cada capa de la piel, que es considerable en el caso del estrato córneo y la capa de melanina
  • Transmisión a través de las capas epidérmicas
  • La absorción por sí sola puede inducir una reacción fotoquímica en diversas sustancias contenidas en las células, como la queratina, la melanina, las proteínas o los pigmentos carotenoides

 

Los efectos crónicos de los rayos UV en la piel son acumulativos e interdependientes. La radiación ultravioleta puede ser emitida por una fuente natural (el sol) o por una fuente artificial, como las lámparas de bronceado. Mientras que los peligros de los rayos UVB se conocen desde hace mucho tiempo, los peligros de los rayos UVA se han puesto de manifiesto recientemente. Sin embargo, ambos son peligrosos porque penetran en la epidermis y pueden afectar a los ojos.

UVB, el enemigo de la epidermis

El 90 % de los rayos UVB son absorbidos por la epidermis, la capa superficial de la piel. Estimulan la producción de un pigmento llamado melanina segregado por los melanocitos, que colorea la superficie de la piel. Pero este bonito bronceado es en realidad la defensa de la piel contra la agresión del sol. Y cuando la exposición a los UVB es tan fuerte que la piel ya no puede defenderse, es cuando se producen las quemaduras solares (los UVB son los principales responsables). Los rayos UVB altamente energéticos pueden causar daños directos en el ADN de las células de la piel: Lesiones en el ADN. A largo plazo, esto puede conducir a la formación de cánceres de piel. 

 

UVA: la penetración más profunda

Los rayos UVA penetran directamente en la hipodermis, la capa más profunda de la piel. Durante mucho tiempo se pensó que eran inofensivos porque, a diferencia de los UVB, no causan quemaduras solares, por lo que no hay molestias cuando penetran en la piel. Sin embargo, los rayos UVA son los principales responsables del envejecimiento de la piel porque provocan una pérdida de elastina en las células cutáneas. La piel pierde su flexibilidad, se seca y las arrugas aparecen y se profundizan. Los rayos UVA también están implicados en el desarrollo de ciertos cánceres de piel y melanomas. 

ASESORAMIENTO AMABLE Y EXPERTO 

Los riesgos de la exposición repetida al sol 

Aunque a todos nos gusta descansar en la playa en verano, la exposición al sol no está exenta de riesgos. La luz ultravioleta puede provocar numerosas reacciones cutáneas y daños irreversibles en la piel y los ojos. En los casos más graves, los daños pueden ser mortales.

 

 

Buenos hábitos para protegerse de los efectos nocivos del sol

  • No expongas la piel de los bebés y niños pequeños a la luz solar directa.
  • No expongas tu piel durante las horas más calurosas del día: de 11 a 16 horas.
  • Utiliza ropa de protección adecuada (lleva una camiseta, gafas de sol, sombrero, etc.).
  • Utiliza un protector solar con un FPS alto. 
  • No permanezcas demasiado tiempo al sol, aunque utilices protector solar.
  • Vuelve a aplicarte el protector solar con frecuencia para mantenerte protegido, especialmente después de sudar, nadar o limpiarte.
  • Ten cuidado: si no utilizas la cantidad recomendada de protector solar, se reducirá significativamente el nivel de protección.
En el mismo rango

NUESTRAS SOLUCIONES PARA PROTEGER NUESTRO FUTURO

Los productos de cuidado de la piel Eau Thermale Avène están diseñados para proteger la piel y respetar los océanos