Una gota de agua termal

NOTAS DEL EXPERTO

Pieles sensibles

Las pieles sensibles en primer plano

La sensibilidad cutánea puede ser natural, a largo plazo u ocasionalmente, causando molestias y tirantez.

Sea cual sea el tipo de piel, algunos factores pueden desencadenar o agravar la hipersensibilidad cutánea: es decir, cuando la piel reacciona fuertemente a una sustancia a la que no debería reaccionar.

Piel sensible natural: piel fina, clara y a menudo ligeramente seca; se pela en la superficie, se ruboriza con facilidad (tal vez, el comienzo de la rosácea).

Piel sensible reactiva: el frío, el sol, el viento, los productos de cuidado de la piel y los artículos de aseo inadecuados “molestan” a la piel. Las exfoliaciones y la terapia láser pueden provocar una fuerte reacción de la piel.

Piel sensible ocasional: una afección cutánea, como la dermatitis seborreica o el acné rosáceo, que puede aumentar la sensibilidad cutánea.

¿Cómo se distingue una piel sensible de una piel sensibilizada?

Sensibilidad o intolerancia, todo depende del grado de sequedad.

Diferenciar entre piel sensible y piel sensibilizada.

  • Piel sensible: la piel pica y se siente tensa. Reacciona excesivamente al viento, al frío, a los productos inadecuados o a una limpieza demasiado enérgica con agua dura. A veces, esta sensibilidad se siente “exacerbada”; la piel no se alivia con los productos cosméticos hidratantes diarios. Ya no tolera nada. Se vuelve alérgica. A partir de ese momento, la piel escuece y se siente tensa con enrojecimiento y descamación.
  • Pieles sensibilizadas: ciertas intolerancias a los productos de limpieza o de cuidado de la piel son en realidad verdaderas alergias responsables de provocar eccemas o urticaria. Consulta a tu médico para encontrar la causa de esta alergia.
NUESTRO EXPERTO RESPONDE A TUS PREGUNTAS

Vivir mejor con una piel mixta

Descripción: El grupo de investigación epidemiológica de los Laboratorios Pierre Fabre ha realizado una encuesta
en ocho países europeos (285 millones de habitantes). Los resultados mostraron lo siguiente:
• Es un problema que afecta a mujeres y hombres.
• Casi 100 millones de personas están afectadas.
• Más de una de cada tres personas afirma tener la piel sensible.
• El 66 % de las personas que declaran tener la piel sensible tienen una afección cutánea subyacente.

Descripción: Son varios los factores responsables:
• El uso de productos cosméticos inadecuados
• Factores ambientales: contaminación, viento, sol, etc.
• Estilos de vida: estrés, tabaquismo, etc.

Descripción: En efecto, existen varios tipos de pieles sensibles
• Pieles sensibles y deshidratadas: tirantez y malestar...
• Pieles sensibles secas y muy secas: las funciones protectoras esenciales se debilitan, las líneas de expresión
aparecen...
• Pieles sensibles, ligeramente mixtas o grasas: pequeñas zonas brillantes en los laterales de la nariz y en la parte superior de los
pómulos...
• Piel sensible al entorno: lo más mínimo la hace más frágil, reacciona al menor agresor

Descripción: En primer lugar, es necesario limitar o evitar, si es posible, los factores que provocan
sensibilidad.
• Utilizar productos cosméticos específicos para pieles sensibles
• Evitar los productos de limpieza irritantes o secantes
• Si el agua dura del grifo daña la piel, utilizar productos suaves y sin enjuague, y pulverizar
una fina niebla de Agua Termal para completar tu rutina.
• Optar por los productos de cuidado de la piel más neutros posibles: muy pocos ingredientes, sin alcohol, etc.
• Evitar determinados ingredientes activos, conocidos por ser irritantes.

Nuestros productos para pieles sensibles

Nuestros productos para pieles sensibles

Descubre